Información Médica

RegresarPólipos del Colon y Recto

Los pólipos son crecimientos anormales de las pared interna (mucosa) del intestino grueso (colon y recto) que protruyen dentro de la luz del canal intestinal (lumen). Algunos pólipos son planos otros tienen tallo (pediculados).

 

Los pólipos es una de las más comunes condiciones que afectan el colon y recto, ocurriendo en 15 a 20 por ciento de la población adulta. Sin embargo, la mayoría de los pólipos son benignos, la relación de ciertos pólipos con cáncer están bien establecidos.

 

Los pólipos pueden ocurrir a través del colon o recto, pero es más común encontrarlos en el colon izquierdo, colon sigmoides y recto.

 

¿CUALES SON LOS SÍNTOMAS DE LOS PÓLIPOS?

 

La mayoría de los pólipos son asintomáticos o son encontrados de forma incidental durante la colonoscopía o por rayos X. Sin embargo, algunos pueden producir sangrado, descarga mucosa, alteración en la función intestinal, o en raros casos dolor abdominal.

 

¿CÓMO SE DIAGNÓSTICAN LOS PÓLIPOS?

 

Los pólipos se diagnostican a través de la visión directa por medio de la colonoscopía o a través del colon por enema (rayos X)

 

Hay 3 tipos de endoscopía colorectal: 1– Recto Sigmoidoscopía rígida, 2– Recto Sigmoidoscopía flexible y 3- Colonoscopía. La recto sigmoidoscopía rígida permite la examinación de 15 a 25 cm del intestino grueso. En la recto sigmoidoscopía flexible se puede examinar un 1/3 a 1/4 del colon. Ni la sigmoidoscopía rígida ni la flexible necesitan medicación y pueden ser realizado en la oficina del doctor.

 

El colonoscopio es un instrumento largo flexible y usualmente permite la revisión de todo el Colon (Colonoscopía). La preparación del colon es requerida y la sedación es utilizada a menudo.

 

El colon también puede ser examinado por técnica de rayos – X por medio del colon por enema de bario. Esta técnica usa una solución de bario que sirve para recubrir el colon por dentro. La radiografía es tomada y los pólipos no sospechados son encontrados. Sin embargo, la examinación microscópica de sangre en las heces es una importante prueba para descartar desórdenes de recto y colon, una prueba negativa NO descarta la presencia de pólipos. El descubrimiento de un pólipo necesita de una colonoscopía completa y al menos el 30% de estos pacientes tendrán pólipos adicionales.

 

¿NECESITAN LOS PÓLIPOS SER TRATADOS?

 

Desde el hecho de que no hay manera de predecir si el pólipo llegará a ser maligno o no, la remoción total del pólipo es recomendado. La vasta mayoría de los pólipos pueden ser removidos de forma colonoscópica por medio de uso de asas térmicas. Los pólipos pequeños pueden ser destruidos por medio de electrocauterio.

En la mayoría, la examinación del colon se usa el colonoscopio flexible, y con este se puede realizar la remoción de pólipos en pacientes ambulatorios, con mínima incomodidad. Los grandes pólipos pueden necesitar más de un tratamiento para su completa remoción, la cirugía es entonces requerida.

 

¿PUEDEN LOS PÓLIPOS RECURRIR?

 

Una vez que un pólipo es completamente removido, su recurrencia es muy inusual. Sin embargo, el mismo factor que causa la formación del pólipo se mantiene presente- Nuevos pólipos se desarrollaran en al menos el 30% de los pacientes en quiénes previamente tuvieron pólipos. Los pacientes deberían tener exámenes regulares por un especialista entrenado especialmente para tratar las enfermedades del colon y recto.